24 mayo 2017

MARRAKECH 2017






                 MARRUECOS 2017
Día 1.  Sábado
Con  puntualidad parte nuestro vuelo de Ryanair desde Valencia con destino aeropuerto Menara-Marrakech, en Marruecos.
Aeropuerto Menara Marrakech





 
Llegada puntual, papeleo que por cierto es bastante lento, y finalmente recuperado el equipaje, salimos del aeropuerto en busca del transporte, previamente contratado con el Riad donde nos alojaremos las próximas tres noches.
Al salir un caos total, por un lado los que pretenden ganarse el transporte, taxistas y particulares, y por otro están los que esperan con su cartel en la mano, uno con el nombre del ryad y muy pocos, como en nuestro caso con el nombre del pasajero.
Ubicado éste nos dirigimos hacia la Medina ( casco antiguo, patrimonio de la humanidad ) donde se encuentra nuestro ryad,  en un momento determinado no podemos avanzar más por lo estrecho de sus calles, más bien callejones y la densidad de personas que hay andando allí.
Es en ese momento que nos espera Hammed, el chico a cargo, junto con su hermano del ryad, cargando nuestras cosas nos dirigimos andando por unos 300 metros hasta llegar al Ryad Ben Saleh.
Instalaciones antiguas, como casi todo lo de la Medina, pero muy arreglado, y limpio.
Una vez en la habitación, con baño privado, ya nos disponemos para acercarnos hasta la Plaza principal de Marrakech, Jemma el Fna.
Lo primero es que necesitamos cambiar Euros a Dhiram, la moneda marroquí, no habíamos hecho unos pocos metros cuando se nos acerca un personaje de túnica blanca para hacernos de guía, (ya sabíamos de ésta práctica, muy habitual), como nada conocíamos y ese entramado de callejas es casi imposible de descifrar, sumado a que no tienen nombre en su casi mayoría, accedimos y en unos pocos minutos, atravesando el zoco, estábamos en el Hotel Alí, uno de los sitios donde mejor se cambia moneda.
Acto seguido, la paga a nuestro guía, que no te abandonará mientras no le pagues, desprendidos de éste personaje, recorremos con cierto recelo el lateral de la plaza que a estas horas está en plena ebullición, cánticos, artistas, monos para la foto, víboras, todo lo imaginable y más, por allí,  muchísimos puestos de comida.
Pero ya conocedores de la situación buscamos un restaurante con terraza desde donde poder apreciar todo esto sin tener que esquivar todo tipo de propuestas.
Elegimos en ésta ocasión el Glacier,  ubicado en plena plaza y con vistas inmejorables. Pedimos Pizza y pinchos que vienen acompañados de patatas fritas, como acompañamiento para la espera unas olivas encurtidas, algo picantes pero deliciosas, para beber, refrescos.
Plaza Jemma el Fna



Café Glacier














Una vez  cenamos  y habiendo sacado abundantes fotos, quedaba regresar al ryad, como hacerlo.? si apenas llegamos con “ guía”, pero desde la terraza habíamos visto unos muy llamativos “ taxis “,
 ( ver fotos ),
La moto-taxi, para morirse de la risa
De manera que nos acercamos con la dirección en la mano, y dispuestos hacer nuestro primer regateo, por cierto casi un deporte nacional aquí,,finalmente por 40 Dh nos acercaría al ryad.
Salimos raudamente desde la plaza, a todo pito, sí casi sin dejar de hacerlo por en medio de la gente que llenaba cada callecita, y riéndose de nuestro pintoresco transporte, cual no fue la sorpresa que al girar en una esquina, nuestro bólido se detiene, y por nada arranca, justo delante de un restaurante, en plena esquina, estorbando todo lo más posible la circulación.
Uno de los mozos, “ no hay problema, no preocupar , el arregla “,,,, cambio de bujía y nada de nada,,,,,no problema, por lo que llama a un colega, éste con su moto taxi sin cerramiento, apariencia de jaulón.
Partimos en sentido contrario al que veníamos, desandamos lo hecho para tomar otro camino, cuando llegamos al supuesto destino….pues no.. no estábamos cerca, amablemente unos jóvenes llaman al ryad y es entonces que partimos con rumbo aparentemente cierto.
Después de unos minutos en una esquina nos espera Hammed, que nos acompañaría por el entramado donde  estos vehículos no pueden entrar por lo estrecho

Día completo, agitado y con mucho cansancio acumulado, ahora toca duchas, y a descansar.

Día 2  Domingo.

Hoy madrugamos, pues nos recogerán sobre las 8:00 de la mañana para realizar la visita a la Kasbah  Ait Ben Haddou, Patrimonio de la humanidad,   y  la localidad  de Ouarzazate  con su Kasbah  Taourirt .
Hammed nos había preparado el desayuno con antelación, pues en el riad se sirve de 8:00 a 11:00, pero son tan amables que no dejan a nadie sin el desayuno. 
Puntualmente nos recogen y nos trasladan hasta un punto desde donde parten microbuses en todas las direcciones.
En nuestro recorrido, el mas largo por cierto, tendremos que atravesar el Col du Tichka a 2260 mts de altitud.
Tras una hora de recorrido nos detenemos para tener una vista del Atlas, la cordillera más alta de Marruecos.



Vista al fondo la cordillera del Atlas.

Ahora para descansar,hacer uso de  aseos y comprar algún recuerdo, nos detenemos en un negocio de un bereber, bastante llamativo, tiene bar , cafetería, y tienda de antigüedades, fotos,  imanes y tarjetas postales.  

Después de 30´de descanso emprendemos la marcha, parando nuevamente para observar desde lo alto la serpenteante carretera.

Carretera para llegar al Col du Tichka.


Ahora en las confluencias de carreteras, habremos de levantar al que será nuestro guía, ( sin que lo pidiésemos ), y lo hará mediante el pago de 30 Dh por cabeza..





Desde aquí nos separan 19 km hasta la Kasbah, Ait Ben Haddou.


Kasbah Ait Ben Addou




















Para visitar la kasbah se requiere algo más de una hora y treinta minutos, el sitio es interesante por lo que representa su construcción, todo un pueblo levantado con adobe .
La particularidad de él es que en éste sitio se han rodado infinidad de películas, donde el desierto es lo predominante, la última de ellas..” GLADIATOR “.
Ahí van unas cuantas más: además de la ya citada , también Lawrence de Arabia (David Lean, 1962), también pasaron los actores de Astérix y Obélix: Misión Cleopatra (Alain Chabat, 2002); los de Star Wars (en su versión más clásica, la de 1977) y los de La Joya del Nilo (Lewis Teague, 1985); también Brad Pitt y Cate Blanchett para rodar aquel angustioso episodio narrado en Babel (Alejandro González Iñárritu, 2006).
Un habitual de estos estudios es Ridley Scott, que rodó aquí Gladiator (2000), Black Hawk Derribado (2001) y El Reino de los Cielos (2005).
Además, pasaron por aquí los equipos de rodaje de La Momia (Stephen Sommers, 1999), que dejaron de recuerdo un impresionante templo egipcio; el de Kundun (Martin Scorsese, 1997) y el de ese disparate histórico que fue Alejandro Magno (Oliver Stone, 2004).
Tibet representado en los Atlas Studios para la película Kundun, de Martin Scorsese.
Hasta el mismísimo agente 007 de The Living Daylights (John Glen, 1987) estuvo trabajando en los estudios. Incluso National Geographic se ha servido de estos platós para rodar algunos de sus documentales.
Una de las últimas producciones rodadas en los Studios Atlas ha sido la película Prince of Persia: las Arenas del Tiempo, y también varias escenas de Juego de Tronos.
 Bereber moderna, y la Kasbah al fondo

La kasbah en sí no tiene más atractivos que su construcción de adobe, para recorrerla nos ha tocado un día con una temperatura muy alta, no quiero pensar lo que será en verano..
Partimos ahora, para llegar a la localidad de Ouarzazate, llamada " la Puerta del Desierto"….
Kasbah Taourirt.
Como ya se había hecho la hora de comer, nos llevan directamente al restaurante que se encuentra frente a la Kasbah Taourirt.


Bonito restaurante, con un gran jardín al frente, y con varias alturas de terrazas para comer, lo que hace que se esté bastante a gusto, a pesar de las elevadas temperaturas.


Aquí hemos pedido, ensaladas, tajine de pollo y …… como postre frutas de estación.

En este restaurante si servían cerveza.

 Ahora a visitar la kasbah  Taourirt, situada justo en frente del restaurante.


Para hacerlo algo más interesante el guía nos hace dar la vuelta y entrar por la parte de atrás.

Destacable aquí, muy poco, la plaza donde se celebraban los casamientos, el barrio judío y su sinagoga, ya abandonado todo  por ésta colectividad desde los años  60.
Sinagoga Judía



Y luego el local que funciona como biblioteca y a la vez el centro de investigación para el mantenimiento y conservación  de los lugares históricos, que es apoyado para ello por el gobierno francés.



Acabada la visita, reunidos todos para hacer efectivo el pago a tan interesante guía, volvemos a nuestro microbús, para emprender el viaje de regreso.

Viaje que será bastante aburrido, pues transcurre por el mismo camino, con toda prisa, rebasando coches, camiones hasta de a tres y en curvas, ( sólo viéndolo se puede uno hacer la idea. )

Nuestra única parada ahora es en la tienda del bereber, para refrescarnos y aprovechar los servicios.








Termina nuestro tour en un sitio de la Medina, que no sabemos dónde estamos, a lo que el conductor indica que a “ solo” 5 minutos se encuentra el ryad…..

Otra vez un “ voluntario “ para acercarnos, andando hasta encontrarnos ésta vez de casualidad  a Hammed, en la esquina desde dónde si sabíamos llegar.



En el ryad, ducha, algo de descanso, antes de subir  a cenar en la terraza, sólo para nosotros dos, noche algo fresca, que se agradece, después del calor pasado en el tour.

Para que éste día fuese algo más descansado y no pasar por los agobios de la Medina, para ir y volver, después de un día agotador, hemos pedido a Hammed que nos preparase la cena.
Harira. (Sopa Marroki)


Tajine





Pedimos en ésta ocasión: Harira, Cus-Cus, Tajine de pollo, gaseosas y de postre dulces marroquíes.

Todo excelente, y a descansar, ha sido un día agotador.








Día 3  lunes.

Hoy nos espera otro día, largo, pero saldremos algo más tarde.
Nuestro desayuno en el Ryad Ben Saleh.





Como siempre el desayuno esperándonos  y el transporte en la puerta.
Nos acerca al sitio desde donde salen todas las excursiones, y después de un devenir de gentes subiendo, bajando y hasta que nos cambiaron a todos frente al Hotel Alí, no iniciamos la marcha.
Éste  viaje nos llevará hasta la ciudad situada a orillas del Atlántico, llamada actualmente Essaouira.  Pero más conocida por algunos de nosotros con su anterior nombre, de su pasado Portugués. Mogador.
El viaje es largo, y se realizan dos paradas antes de llegar.
El espectáculo de las cabras en los árboles




Primera parada, en medio de la nada nos encontramos unos árboles de Argán que están  literalmente coronados de cabras,  si, sus inteligentes dueños se han ideado una manera de sacar dinero al turista, que,  queriendo fotografiarles,  deberá pagar, de lo contrario menudo pollo montan éstos..

Una vez visto el interesante espectáculo circense de las cabras, nuestra siguiente parada  será en una de las tantas cooperativas de mujeres que se dedican a la extracción del aceite de ARGAN.  Único en el mundo y denominado también “ el oro marroquí “.





Por lo menos a precio de oro lo venden….250 ml  200Dh, unos 20 euros, es decir algo como 80 euros el litro…. Unos 15 litros de aceite de oliva virjen
Visitadas las instalaciones y sus alrededores, en cuya puerta se pueden apreciar árboles de Argán con sus frutos, algo más grandes que las olivas.

Salimos en dirección al que será destino de hoy: Essaouira.
Llegados a las cercanías del puerto, tendremos por delante para  recorrer éste bonito pueblo portuario
 4 horas.

Comenzamos nuestra visita por el puerto, apreciando la cantidad de barcas de pesca allí atracadas a muros.




Seguimos bordeando el mar hasta encontrarnos con un grupo de pescadores, que limpiando pescado, se ven rodeados de gaviotas,  bonito espectáculo.









En  nuestro camino nos encontramos con los restaurantes dónde elaboran el pescado recién traído por los barcos….más caros claro.
Adentrándonos  en la Medina, se presenta ante nosotros el zoco, donde los ojos no dan para apreciar todo lo que allí se ofrece.









La particularidad de éste zoco es que a diferencia   de Marrakech es que los vendedores no agobian al turista, no le cargosean,  y se puede mirar con tranquilidad.
Llegados a la hora de comer, nos decantamos por un pequeño restaurante situado en las calles centrales, buena comida y mejor precio, con la inapreciable compañía de don gato.
Don gato a la mesa.
Volvemos a callejear , haciendo tiempo hasta la hora de volver,  nos desplazamos hasta la parte amurallada, y para entrar hay que pagar entrada, pero las vistas desde arriba de la torre bien justifican el pago.










Ahora al emprender el camino de regreso, nos esperan tres horas, de agobio, con una temperatura de 41º,  donde era casi  imposible respirar.
En la mitad del trayecto, recibimos con alegría una parada en un sitio rodeado de árboles, que placer…….pero no el aire como nuestro Levante , irrespirable, ni la bebida bien fría parecía calmar el tan agobiante calor.
Ya deseosos de poder continuar, nos queda ahora una hora de viaje antes de poder bajar frente a la plaza Jemma el Fna.
Cruzamos toda la plaza para acercarnos al que sería nuestro restaurante  para la cena: Chez Chegrouni.
carnes asadas.

Pinchos

Plaza Jemma el Fna al ponerse el sol.







Muy recomendado en los foros, con precios normales y comida buena y fresca.
El Chez Chegrouni se encuentra en la misma plaza por lo que es interesante ubicarse en su terraza, para ver caer el sol sobre ella y apreciar la transformación que va sufriendo con el caer de la noche.

Ahora toca decidir cómo volver al ryad.

Podríamos volver en nuestro querido “ moto taxi “ marroquí, o intentar por nuestros medios llegar.
Comenzamos la andadura con el convencimiento de que esta vez sí daríamos con el ryad, recto hasta pasar la entrada al zoco bereber y luego…luego, seguimos hasta donde pensábamos, pero no.
Si mostrábamos cara de perdidos, seguro tendríamos algún “ voluntario “ para ayudarnos, pero entramos en una farmacia, donde nos dijeron que nos habíamos pasado, era en una calle que salía en forma diagonal, y en pocos metros la  entrada al callejón que nos llevaba hasta el ryad, no sin antes hacer un recorrido entramado, pero ya conocido.
Ahora, ducha descanso y preparación de las maletas ya que mañana después de la visita a pie, tendremos que desplazarnos al aeropuerto.

Día 4   Martes.
Hoy es el último día en Marrakech, desayunamos, arreglamos cuentas en el ryad, y a la 9:00 nos espera Mustafá, que será nuestro guía personal durante la mañana.
Mustafá es una persona agradable, habla muy bien el español y se esmera mucho en dar todo tipo de explicaciones, datos, fechas.
Salimos desde el ryad y atravesando el zoco bereber, llegamos a la Medersa Ben Youssef, o Madrasa como también se le denomina.

Techos de escayola reforzada con clara de huevo.


Patio central de la Medersa







La Madraza de Ben Youssef, además de ser la más importante, es también la madraza más grande de Marruecos. Encargada por el sultán Abdallah al-Ghalib, su construcción finalizó en 1565. Tiene 130 celdas que permitieron alojar hasta 900 estudiantes. Una madraza es un colegio o escuela musulmana de estudios superiores.
El patio central impresiona, por los arcos mozárabes y muros ricamente decorados con azulejos. Cada centímetro de superficie está finamente trabajado y cubierto de paneles de cedro, estuco y mármol trabajados a mano. En el centro hay un estanque para las abluciones.
Alrededor de este patio se encuentran las 130 celdas que permitieron alojar hasta 900 estudiantes a la vez. La austeridad de las celdas se contrapone a la riqueza del patio y de las salas de la madraza.
La escuela funcionó durante siglos, hasta 1960 que cerró sus puertas. Se sucedieron décadas de olvido y decadencia hasta que en 1982 volvió a abrir sus puertas al público para que se conociera este magnífico e histórico edificio.

Al lado de la Madraza, se encuentra,  El Museo de Marrakech en un magnífico palacio de finales del siglo XIX. Antiguamente este lugar era habitado por el ministro de defensa  Mehdi Mnebhi, para transformarse años más tarde en un colegio femenino. Fue en 1997 cuando las instalaciones se transformaron en la sede del museo.



Uno de los sitios mas antiguos que se pueden ver frente de la Medersa es  la Koubba Almoravid, también conocido como Koubba Ba’adiyin o Barudiyin, teniendo muchos detalles que vale la pena mirar. Ésta era una antigua fuente, único vestigio de la cultura Almiravid.


Volvemos sobre nuestros pasos, para acercarnos ahora al Palacio de la Bahía.




Techo totalmente en Cedro


Otro modelo de techo


Patio de las 24 preferidas del sultán....y la mía


El palacio fue construido en el siglo XIX por los mejores artesanos y sin reparar en gastos. En las visita pasamos  por numerosas salas, algunas de las habitaciones con sus patios, el harén y el jardín con sus jazmines, palmeras y árboles frutales que adornan sus jardines. Mustafá nos hizo incapié en un árbol que sí conocíamos, y era originario de Sudamérica....Varios Jacarnadá.




Durante el protectorado francés, el mariscal Liautey, ( que no era tonto para elegir ), vivió en el palacio.
 Junto al palacio, dentro de la medina, está el antiguo barrio judío o (Mellah).





Lo que nos destacó nuestro guía es el hecho particular de las edificaciones, mientras las marroquíes son lo que denominan, “ Ciegas”, pues desde el exterior no se puede ver su esplendor interno, las construcciones en el barrio judío son exteriores, con balcones que sobresalen  del edificio.

Andando junto a la muralla  pasamos por el barrio más pobre (La Kasba) para llegar  a la Mezquita de Moulay El Yazid, situada al lado de las Tumbas Saadíes.


Tras pagar las entradas, entramos a las tumbas saadíes de Marrakech, estas datan de los tiempos del sultán Ahmad al-Mansur (1578-1603).
Para entrar se pasa por un pasadizo, por el cual sólo sólo pueden hacerlo de a una persona por lo estrecho, y se accede al patio.







Rodeados por un apacible jardín, los ricamente adornados mausoleos saadíes guardan los restos de importantes sultanes marroquíes
Su esplendor se remonta al siglo XVI, cuando tras la muerte de Mohamed Cheikh en 1557, su hijo Ahmed El Mansour, conocido como "El dorado", mandó construir un mausoleo sobre su tumba. El mausoleo, de forma cuadrangular, fue llamado posteriormente "qubba de Lalla Masaouda", el nombre de su madre, quien fue también inhumada allí.
De las tres salas que componen este mausoleo, sin duda las más atractiva es la llamada Sala de las doce columnas.





Ésta sala guarda la tumba de Ahmed El Mansour y sus dos sucesores -hijo y nieto-. Está coronada por una gran cúpula central que apoya en doce columnas de mármol de Carrara, rodeada por galerías cubiertas por cúpulas más pequeñas. Destacan los cielorrasos, finamente tallados en madera de cedro dorado.
Una segunda sala alberga el mihrab (pequeño nicho que en las mezquitas indica el lugar adonde deben mirar los fieles para orar, es decir, en dirección a la Meca)

Mihrab



La tercera sala, llamada Sala de los Tres Nichos, está también profusamente adornada con mosaicos y estucos y guarda las tumbas de los príncipes saadíes que murieron siendo pequeños y las mujeres y concubinas de los príncipes. También se encuentra la tumba de la madre de Ahmed El Mansour
Nuestra siguiente parada será en una tienda donde tienen preparados de todos los tipos y para cada ocasión. Sin duda la visita es para que se compre algo y finalmente lo logran.
Continuando el periplo nos dirigimos a  la Mezquita de la Koutoubia, el edificio más alto y emblemático de Marrakech.

Dato interesante: en la cima, coronan cuatro bolas, la de abajo mide 2 metros de diámetro, la siguiente 1,5 metros, la tercera 1 metro, y finalmente la cuarta, mide 1/2 metro de diámetro pero es de ORO.......donado por la madre de,
Ahmed El Mansour, vendiendo todas sus joyas, para expiar sus pecados frente a Alá
  
La Mezquita de la Koutoubia, también conocida como minarete de los libreros, es la mezquita más importante de Marrakech. Data del siglo XII, y es gemela de la Giralda de Sevilla.
 A quienes  no somos musulmanes, no se nos permite la entrada al templo. 



Pese a que no se puede entrar merece la pena ir hasta allí y ver de cerca la Mezquita. Además, en los alrededores se encuentran los jardines de la Mezquita de la Koutoubia, un lugar tranquilo para pasear y hacer algunas fotos.
La primera mezquita fue construida al lado de la actual, pero fue derribada y a su arquitecto lo mataron, pues no miraba hacia la Meca.
Vista de los cimientos de la antigua mezquita.
Todo su entorno es un bonito paisaje de jardines bien arreglados.
Continuando y de frente mismo nos damos con la plaza Jemma el Fna, y es aquí donde Mustafá nos deja después de una mañana de compañía, agradable, y de conocimiento de la cultura marroquí y su monumentos.

Para aliviar el calor de la mañana, toca visitar el Argana,
Zumo de sandía

Mojito de hierbas
El tristemente famoso restaurante que fuera derribado con una bomba terrorista el 28 de  Abril del 2011,  donde murieron 17 personas y 25 resultaron heridas.
Hoy se nota la seguridad, ya que es el único local que tiene en su entrad detector de metales, en su interior un lujo que no es propio de ese sitio.
Pedimos un zumo y un mojito de hierbas claro, (de alcohol nada de nada aquí).de muy buen sabor y frescos.

Siendo ya la hora para comer, atravesamos la plaza para hacerlo en otro de los sitios recomendados en ésta plaza, el Café de France.

Cus-Cus con higos...( una delicia )


Muy buena la comida, en precio y poco más se puede pedir.
En  su interior pensamos, ahora sí llegaremos al ryad, por nuestros medios.
Armados de coraje, andando en medio de ese mundo de gente, motos que te esquivan en el último momento, junto con bicicletas también, damos ésta vez sí con el callejón que nos llevará al ryad.
Para un futuro viaje, que no creo se realice, entonces estaríamos expertos.

Nuestras maletas habían quedado en una habitación a la espera de ser levantadas, en el momento en que el transporte nos viniese a buscar.  Hemos tenido tiempo de asearnos, refrescarnos y descansar algo, antes de partir hacia el aeropuerto.




Puntual el transporte nos lleva hasta el aeropuerto con bastante tiempo de antelación,  Ryanair había avisado mediante correo de presentarse al menos con tres horas antes de la hora fijada de salida, que todo aquí se hace con muuuuucha tranquilidad…sin estrés.
Pasar el primer control…..luego ventanilla de Ryanair .cheking, peso de maletas,, las típicas discusiones de pasajeros que se han pasado, otro que no encuentran que la hayan facturado, en fin…..
Salimos de ahí con tiempo para dirigirnos a presentar pasaportes y pasar a la sala de espera,   para abordar el avión de regreso.

Con algún retraso salimos de Menara-Marrakech, pero esto no hizo sin embargo que se retrasase en la llegada a Valencia.


Fin de un interesante viaje, por tierras y culturas desconocidas para nosotros, con gentes amables.

Hasta el próximo viaje.

Marzo 2016 Castillos: Coca - Cuellar - Peñafiel . Pueblos: Sepúlveda - Pedraza - Cantalejo - Turégano - Sacedón. Semana Sant...