BEREBER - BOUYARD - NÓMADAS - HAMADA, KEM KEM.

                              

Bouyerd – Kem – Bouyerd.

Muy temprano, me dispongo a ver el amanecer, algo fantástico como las dunas cambian de color a medida que el sol levanta.

Después de fascinarme con el amanecer, y saborear un suculento desayuno, nos disponemos a seguir descubriendo el interminable desierto.

Sobre las 10 de la mañana, partimos hacia la hamada de Kem, o Desierto Negro.



Atravesamos ya dunas bajas, para andar luego por una zona bastante llana, divisando a lo lejos las montañas del país vecino Argelia.

Una hamada, es un desierto pedregoso, árido y con muy poca arena, en contraste con los ergs,  zonas de dunas o regiones arenosas del desierto.

Kem es eso, un paisaje desértico pedregoso, árido, polvoriento, con muchas rocas y casi sin arena.

La hamada en verano, por su composición rocosa, puede alcanzar temperaturas de hasta 60ºC, es lo más cercano al infierno, a pesar de las temperaturas, en este desierto negro de Marruecos viven muchas familias nómadas.

“La vida en el desierto es muy dura pero feliz”, me comenta Said, el guía, mientras descansamos bajo la sombra de una carpa hecha con paños tejidos con piel de camello y tomamos té.

Me presenta a la familia que vive aquí, Hammed el padre su mujer de nombre para mi impronunciable y su pequeño y encantador hijo.

Todo lo que poseen, son sus carpas muy rústicas, algún camello y varias cabras, de las cuales aprovechan su leche y también comercializan para vivir.

Tienen agua que ellos mismos extraen, pero no les llega la luz, nada preocupante para ellos.

“Aquí no tenemos prisa, vivimos tranquilos, sin problemas en la cabeza, sin estrés”. Nos saludamos todos, cuando comemos disfrutamos lo que comemos, y nada desvía el pensamiento, aquí trabaja quien quiere, sin embargo, la concepción de “trabajo” en el desierto es distinta a la nuestra de ciudad, en el desierto, en definitiva, todos trabajan, la diferencia es el objetivo: trabajan para adaptarse a un medio muy hostil, y poder sobrevivir cada día con muy pocos recursos, no para obtener dinero y más dinero para un futuro que les resulta muy incierto.

Said recuerda su infancia, si observas, está descalzo y así cada día.



En el desierto todo ocurre ahora, y solamente importa el hoy.

Sobre las 3 de la tarde, nos servimos de la comida, una gran pizza bereber, rellena de pollo y diferentes verduras, junto con una ensalada, acompañado todo de agua.


Descansamos, saco fotos y ya sobre las 17 horas tomamos el camino de regreso al campamento Bouyerd.


Hoy está siendo un día muy interesante, hemos estado dando la vuelta al erg Chebbi, nos encontramos con nómadas de diferentes tribus que guardan secretos y la sabiduría del desierto, disfrutamos de un almuerzo con una familia nómada en la hamada kem, y a ahora, volvemos del Desierto negro a las haimas antes de que se haga la noche total.

Al llegar tomamos el té, en ese ínterin llega un guía con 4 camellos trayendo dos parejas, una de alemanes y la otra de holandeses.

Después de lo cual, cenamos ensaladas varias, pinchos de pollo y verduras y finalmente un Tajín de Keffta, con frutas frescas.

Luego andando sobre las dunas para mirar las estrellas.

Sobre las 23 horas se repite ritual, fuego, tambores y cánticos de los bereberes.

Segunda noche en campamento de bicha.

Mucha agradecería vuestros comentarios, para entender que puedo seguir colgando tracks. Gracias.

J'apprécierais grandement vos commentaires, pour comprendre que je peux continuer à poster des morceaux. Merci.

Ich würde mich sehr über Ihre Kommentare freuen, damit ich verstehen kann, dass ich weiterhin Titel veröffentlichen kann. Danke schön.


Track de la ruta:

https://es.wikiloc.com/wikiloc/spatialArtifacts.do?event=setCurrentSpatialArtifact&id=148428471



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si lees mi blog, estaría enormemente agradecido si dejas un comentario.