MERZOUGA Y ERG CHEBI.

 

Dirección Merzouga.

 

·       Cuando menos lo pensaba, en 2019, con 68 años me lancé al desafío de hacer el Camino de Santiago, sin antes haber realizado cosa semejante.

·       Como tal desafío no me valía hacer los últimos 100km, (la Compostela no me interesaba para nada), por lo que comencé en Saint Jean a Pied de Port, según mi GPS, 838km, y fue posible, en tan sólo 24 días.

·       Tengo planeado realizarlo desde Lisboa, próximo desafío.

·       En 2022 me lancé a la aventura de subir los picos 4000, del monte Toubkal de Marruecos, y lo he podido completar también, y fascinado por ese país, me propuse, hacer senderismo en el desierto de Sahara marroquí.

·       Éste es el relato de todo lo vivido en esa experiencia fascinante, (al menos para mí).

·       Lo primero que he tenido que hacer es, buscar como acercarme lo más posible a Merzouga, ya que desde Marrakech el costo de ida y vuelta ronda los 300€, (en coche, en bus viaje interminable, mucho más barato claro).

·       Decidí sacar pasaje hasta Errachidia, donde la aerolínea Air Maroc hace escala.

·       Se llega a Errachidia a las 23:50pm, por lo que reservé una noche para la llegada y otra para el regreso, (vuelo de retorno a las 6:00 para Casablanca), en hotel Oasis, que me buscan y regresan al aeropuerto a esas horas tan impropias, sin ningún coste.

·       Mi periplo en Merzouga, desde y hasta Errachidia, lo concerté con el Ksar Bicha, 100x100 recomendable. www. https://www.ksarbicha.com/

 

 

Día 1:  El 18 de setiembre, Vuelo Valencia - Er Rachidia con escala en Casablanca.

Llegada a Er Rachidia a las 23:50 

Pernocta en Hotel Gite porte Oasis. 


Día 2:  Para el desayuno, (1.30€) me desplazo hasta un bar cercano y a la hora indicada 11:00am, llega mi transporte para salir hacia Merzouga.                                                 

El viaje

Nos dirigimos desde Er Rachidia hacia Merzouga, pueblo en el sureste de Marruecos conocido como la Puerta del Desierto, a los pies de las dunas que dan paso al Sahara.

Durante los 128 kilómetros que recorremos en una hora y media, la visión del desierto va cambiando, de ser una meseta árida y rocosa para comenzar a ver cadenas de grandes dunas de arena. 

Transcurridos 28 km en carretera nos detenemos en el palmeral del Jorf en el Cañón del Ziz.

Un gran palmeral que ocupa muchos km a lo largo, desde lo alto tengo unas muy bonitas vistas, desde aquí nos quedan 47 km para llegar a Erfoud, en la región de Draa-Tafilalet, creada por los franceses en 1930, como puesto militar para controlar a las tribus bereberes que no aceptaban la colonización, por ello, esta zona fue la última en ser controlada por los franceses en Marruecos.

Famosa por ser la capital de los fósiles, también cada año en Erfud se celebra en octubre el festival del dátil, al finalizar la recolección de los dátiles, los más famosos, y mejores de todo Marruecos.

En la cercana la colina que se levanta el fuerte llamado Borg Est, desde donde se tienen hermosas vistas.

A tan sólo 25 km de Erfoud, encontramos las esculturas del alemán Hannsjönrg Voth, que visitaré al regreso de Merzouga.

Hace 370 millones de años, la profundidad del mar disminuyó y algunas zonas emergieron, como es el caso de la región de Tafilalet.

Desde muy pequeños, los niños de Erfoud van a buscar a la tierra piedras de formas extrañas y con nombres científicos que luego venden por las calles. 

Sobre los dátiles, la variedad predominante es el mejhul, o medjool, famoso por su tamaño, su alto porcentaje de pulpa y por su delicioso sabor, se recolecta a mano y con un extremo cuidado.

Un hombre se sube a lo alto de la palmera y va cogiendo uno a uno los dátiles con mejor aspecto, y en su punto justo de maduración. El precio de esta variedad, se comercializa entre 15 y 25€.

En el camino he visto km y km del palmeral quemados por un gran incendio ocurrido en 2019.

Hamed, mi conductor, tiene 50 años y vive en Errachidia, en una casa construida por sus propias manos.

Viste como un occidental, de forma normal, habla muy poco español, es bereber, etnia autóctona del Magreb y nació en Erg Chebbi, las arenas del Sahara marroquí, que ocupa una franja de 22 km de norte a sur y 5 km de este a oeste aproximadamente.

Hammed nació en el erg y vivió como nómada hasta que su familia, madre, padre, y sus cinco hermanos, decidieron vender sus animales y establecerse en Errachidia, sobre la tierra marrón, a pocos metros del último aeropuerto para la entrada a las montañas de arena que fueron su hogar durante su infancia.

Trabaja con turistas desde muy temprana edad, primero en Erg Chebbi, una de las regiones más visitadas del país, como guía, y desde Errachidia con su furgoneta como taxi.

Hassi Labiad y Merzouga después, son los dos pueblos cercanos, donde están los lugares para alojarnos quienes queremos conocer el Desierto, y sus pobladores, casi todos viven del turismo.

Luego de hora y media llegamos al Ksar Bicha, sitio desde donde saldré al desierto en muy pocas horas. 



Me despido de Hammed, le deseo lo mejor e ingreso con todas mis pertenencias al Ksar Bicha.

Me recibe quien fue mi intercomunicadora en varias ocasiones, Aziza muy simpática, pero de español nada de nada, me designa una habitación para poder configurar mi equipaje para el desierto, hecho esto, lo primero, un descanso junto a la piscina y disfrutar del recibimiento bereber.

Primero su infaltable té, para luego un tajine, y acabar con frutas de estación de postre.



Merzouga es un pequeño pueblo en el sureste de Marruecos, ubicado a los pies del impresionante desierto de Erg Chebbi, conocido por sus mágicas dunas de arena.

Mucha agradecería vuestros comentarios, para entender que puedo seguir colgando tracks. Gracias.

J'apprécierais grandement vos commentaires, pour comprendre que je peux continuer à poster des morceaux. Merci.

Ich würde mich sehr über Ihre Kommentare freuen, damit ich verstehen kann, dass ich weiterhin Titel veröffentlichen kann. Danke schön.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si lees mi blog, estaría enormemente agradecido si dejas un comentario.