CITÉ D´ORIÓN - ERFOUD - ESCALERA CELESTE - ESPIRAL DORADA, "Goldene Spirale" - ERRACHIDIA - RISSANI - MERZOUGA

 





Regreso a Errachidia

Un muy buen desayuno, despedida  de mis anfitriones y subido al 4x4, emprendemos el camino de vuelta hacia Errachidia, no sin antes pasar y visitar la, La Cité D´Orion, y las Khetaras.

En ésta ocasión mi compañero, conductor y guía será Hammou, chico joven, tiene dos hermanos y tres hermanas, pero hace frente a la casa, el solo donde vive con su hermana divorciada y tres niños, de ella y su mamá.

El prefiere que su hermana se encargue de cuidar a su mamá antes que ir a trabajar, le da seguridad para afrontar las largas jornadas por el desierto.

Partimos sobre las 10 de la mañana, por la ruta R702 hasta llegar a Erfoud, al llegar al cruce con la N13, giramos a la izquierda por ésta hasta tomar nuevamente la R702, pasamos por varias poblaciones donde se notaba el ir y venir de sus pobladores, zona de dátiles por excelencia.



En media hora recorremos los 30 kilómetros que nos llevan a la vivienda de Karim, un nómada que se dedica a mostrar el sistema de riego ancestral de los pueblos del desierto, las khetaras.

Vista de las Ketharas desde el satélite.

Puedo con él, ingresar a este tan particular sistema.

Estas obras se llaman Khetaras, los sistemas de captación de aguas subterráneas, khetaras, son milenarios, se cree que las más antiguas proceden de Persia y Mesopotamia con una antigüedad de más de 2.500 años.

Exterior de una Khettara.


Escalera de acceso, (para turistas, claro)
Chimenea

Karim.

Una khetara o khettara es un sistema subterráneo, compuesto por una larga galería horizontal paralela al suelo de la superficie y excavada manualmente y con muy pequeña pendiente que alcanza la capa freática, donde se aloja el agua del subsuelo.

Gracias a esa pendiente, el agua que fluye termina llegando, por la fuerza de la gravedad, hasta una salida donde se sitúan las albercas o depósitos para almacenarla, en los Oasis.

Las khetaras poseen unas chimeneas cuya función es la de ventilar las galerías, y por ellas sacar los materiales de excavación, limpiarlas e introducir los materiales para su mantenimiento. Pero la principal función es por seguridad, en caso de derrumbe, son salidas de emergencia, y como el material extraído se vierte junto a la boca, las chimeneas quedan en posición elevada sobre el suelo, semejan pequeños volcanes.

Se han contabilizado más de 80 galerías subterráneas en el Norte del Tafilalet.

Karim ha tenido la alegría de ser visitado por el Rey en persona, cosa que comenta con orgullo frente a una fotografía donde se les ve a ambos.

La tienda de Karim.



Una vez realizada la pertinente visita a las Khetaras del Tafilalet, partimos atravesando la llanura de Marha, para encontrarnos con unas curiosas esculturas que, con el tiempo, se han dado a conocer como “los monumentos del alemán”.

“El alemán”, como se le conoce, es Hannsjörg Voth, nació el 6 de febrero de 1940 y muy conocido por su estilo Land Art (puesto de moda en los años 60 en Estados Unidos), él desarrolló a lo largo de tres décadas en el desierto de Marruecos, donde acostumbra a residir, el Land Art que es, “el arte vinculado al paisaje”, una tendencia del arte contemporáneo que utiliza como marco la naturaleza y Voth escogió para levantar ésta obra el desierto.

Hay tres monumentos en la llanura de Marha, La Escalera Celeste (“Himmelstreppe” 1980–1987) fue el primero que construyó, es una torre aislada de 16 metros de alto con 56 peldaños​ que asemeja a los observatorios celestes y su sombra que gira (tanto del sol como de la luna), sobre sí misma.

Escalera Celeste vista satelital.




Desde la parte superior, se puede bajar al interior por una escalera, (ya cerrada por desprendimientos), por la que se podía acceder a diferentes habitaciones situadas en el interior de la estructura con las paredes desnudas, y con suelo y techo de madera. 

Su siguiente trabajo fue La Espiral Dorada (“Goldene Spirale” 1993–1997), llamada también espiral áurea, es una espiral logarítmica asociada a las propiedades geométricas del rectángulo dorado.

Un muro de 260 metros lleno de simbolismos con imágenes de astros, que muestran su obsesión personal por el cosmos.

El muro, que arranca al nivel del suelo, alcanza 6 metros de altura en el centro de la espiral,  expandiéndose uniformemente siguiendo la llamada Sucesión de Fibonacci.
Vista satelital, 
Goldene Spirale.

La última obra fue La Ciudad de Orión (“Stadt des Orion” 1998–2003), está compuesta por siete grandes torres, y es una representación tridimensional de la constelación de Orión.





Me parece increíble que en medio de la nada, alguien dedicara 30 años de su vida, sólo por el mero hecho de expresar su arte y obsesiones.
Cité D´orion desde el espacio.

Ahora ponemos rumbo a la ciudad de Errachidia, no sin antes atravesar ríos secos otros con abundante agua para poner a prueba el todo terreno, que los solventó con nota.






Pasamos por varios asentamientos nómadas, y ya acercándonos a la carretera nacional algunas plantaciones de palmeras datileras muy grandes.


Llegamos a Errachidia y comemos en el centro antes que Hammou me dejase en el hotel frente a la carretera.

Un gran abrazo con Hammou, sabiendo que se acabó mi aventura por el desierto del Sahara, y la gran duna de Merzuga.

Escritura Bereber, Aeropuerto Errachidia - Moulay Ali Cherif.



León del Atlas en Aeropuerto de Casablanca.

Mañana, regreso a Valencia.

Queda en mi mente, "Un sueño más cumplido" 


 

Info útil para visitar Merzouga (Marruecos):

Cambio: € 1 = 11 dirham

Para visitar las dunas de Erg Chebbi, alojarse en Merzouga o Hassi Labiad dos pueblos cercanos: ambos tienen muchas opciones de alojamiento, distintos precios, casi todos con media pensión o pensión completa.

Por media pensión (habitación + desayuno + cena) se puede pagar, como mínimo, entre 120 y 150 dirham por persona (12 a 15 €).

Una habitación para dos personas (sin comida) cuesta 100 dirham (5 € cada uno).  Habitación para uno, con media pensión en Ksar Bicha, mi alojamiento: 60€

Se puede llegar hasta Rissani, distante 30 km de Merzouga y Hassi Labiad en bus, y desde ahí un taxi hasta cualquiera de los dos pueblos.

También hay servicio de bus desde Marrakech, pero toca hacer trasbordo, bastante tedioso.

O llegar en avión hasta Errachidia, y taxi desde ahí.

Ir al desierto en Verano (junio – setiembre) puede ser interesante, (para mí lo ha sido), pero tener mucho cuidado con las temperaturas extremas, en mi viaje la temperatura a oscilado entre 39º a 51º

Para ir al desierto en invierno (de diciembre a marzo) es temporada baja y no hace tanto calor, de día se puede andar con poca ropa, pero por la noche hay que abrigarse, puede llegar a -8º la temperatura.

Ir al desierto en dromedario y pasar por lo menos tres noches, durmiendo en haimas, es una experiencia única e inolvidable, y muy recomendable

Todos los hoteles y posadas organizan visitas al desierto:

Excursión en camello para ver el atardecer sobre las dunas: 15€ por persona

Excursión de día completo al desierto en camello: 35€ por persona.

Además de las opciones de hacerlo también en moto, cuad, o en 4 x 4.


Mucha agradecería vuestros comentarios, para entender que puedo seguir colgando tracks. Gracias.

J'apprécierais grandement vos commentaires, pour comprendre que je peux continuer à poster des morceaux. Merci.

Ich würde mich sehr über Ihre Kommentare freuen, damit ich verstehen kann, dass ich weiterhin Titel veröffentlichen kann. Danke schön.


Track desde los monumentos hasta Errachidia:

https://es.wikiloc.com/rutas-senderismo/merzouga-monumentos-del-aleman-errachidia-158564960



 


BOUYERD, MIRDANI, N´FIS, ERG ZNAGUI, DESERT CAMP.

 


 Bouyerd – Mirdani – Erg Znagui

Hoy, mi guía Said, y yo abandonamos campamento Bouyerd para no regresar.

Después del desayuno, preparan dos dromedarios, uno el que me acompaña desde el primer día, cargando con mis pertenencias, y si lo deseara montarlo, y en el otro se carga todo para pasar la noche en el campamento salvaje en medio de las dunas. 

Son las 10 de la mañana y nos despedimos de todos en el campamento Bouyerd, nos quedan por delante 16 kilómetros de desierto.

Salimos en dirección Mirdani, dejando a nuestra derecha la duna de arena dorada y caminamos sobre la negra piedra, para llegar al antiguo asentamiento, donde solo quedan unas pocas familias nómadas viviendo.




Pasamos de largo por la meseta de Mirdani, donde algún turista bebía su te, acercado hasta aquí por un todo terreno.


Continuamos a erg Znagui, pero en el camino nos encontramos con las ruinas de las minas de M'fis, que fueran de gran importancia en el pasado gracias a las inversiones francesas, en busca de plomo y barita, principalmente, hasta que su actividad se detuvo cuando dejó de ser rentable.






La mina de kohl marroquí, que parece haberse detenido en el tiempo.

El kohl extraído aquí, también tiene otros nombres como, kujul o kul, es uno de los productos cosméticos más antiguos de la humanidad.

La pena de todo esto es el gran poblado que ha sido abandonado, al carecer sus pobladores de sustento al cerrar las minas.

La extracción en las minas era a cielo abierto, con perforaciones en la roca en forma de pozo o trinchera, de donde se extraía plomo, khol y baritina y donde la mayoría de la gente en Merzouga solía hacer su vida. 

El "Kohl" es un cosmético a base de sulfuro de plomo y otros ingredientes, normalmente es negro o gris, este producto es utilizado por las mujeres de Marruecos, y en algunas ocasiones usado también por los hombres, sirve como máscara de ojos, delineador o para oscurecer los párpados, también recibe otros nombres como kul o kujul, y es uno de los productos cosméticos más antiguos de la humanidad.

Desde el punto alto, tenemos unas magníficas vistas panorámicas de todo alrededor, minas y ruinas del pueblo.

Bajamos desde M´fis y en esta parte, el desierto de dunas se mezcla con la hamada, en el corazón de esta área encontramos el Valle de las Tortugas, donde aún se pueden ver fósiles de tortugas de distintas medidas, que vivieron hace millones de años.



Hacemos un descanso para reponer fuerzas comer y beber agua, luego de lo cual seguimos viaje hacia el erg de Znigui.

Poco a poco nos adentramos en las dunas y vamos ganando altura, a medida que transcurren los kilómetros tenemos unas vistas magnificas del erg.



En este caso las dunas se pintan con manchas verdes que son pequeños arbustos, ahora sin hojas todavía, pero que le dan otro aspecto.

Internándonos en la gran duna, y subiendo muy poco a la “sombra” de un arbusto, decidimos parar, para levantar nuestro campamento, en medio de la nada.



Mientras Said, prepara todo, me animo a subir la alta duna que tengo delante, con mucho esfuerzo logro el objetivo, desde donde tengo unas magníficas vistas de todo el entorno, y observar la puesta de sol.

 A lo lejos diviso una caravana de dromedarios que transportan turistas para poder ver desde allí también la puesta de sol, siempre deslumbrantes.


Son las 21 horas con una noche profundamente oscura, Said comienza a encender fuego para asar unas presas de pollo, que le han quedado deliciosas, también acompañada como no de una ensalada, y melón muy dulce.

Después de la cena, me acuesto en mi cama, un trozo de espuma, con una manta por encima, a la intemperie, y contemplo la gran pantalla de televisión Bereber, un cielo salpicado de innumerables estrellas.

Son las 12 de la oscura noche y vamos a dormir, yo al raso, Said dentro de la pequeña carpa, una fresca noche que por momentos tenía ráfagas de viento fuertes, pero su frescor era lo mejor.

Son las 6:30 y me despierto, todavía oscuro, pero disfruto de los primeros colores del amanecer.


A las 8 desayunamos, con pan bereber, sardinas, zumo de naranja y melón, delicioso todo y reponedor de fuerzas para los 12,5 kilómetros que nos separan del Ksar Bicha.

Volvemos a remontar altas dunas hasta llegar a una planicie desde donde puedo divisar a lo lejos en lo alto las minas de M´fis, después de esto entramos otra vez en dunas, que desde la parte alta nos dejan ver ya campamentos fijos al exterior de la gran duna de Erg Znagui.





Este tramo final se hace duro, subir y bajar continuamente dunas donde los pies se entierran y hace el andar muy pesado, al pasar junto a las haimas de un campamento, ya podemos a lo lejos divisar las edificaciones cercanas a la carretera.


ya podemos ver las primeras casa de Merzouga.
Sobre las 12 horas llegamos a Ksar Bicha, descargo mis mochilas, me despido de Said, deseándole lo mejor, mientras él descarga el segundo dromedario, y me dirijo a la recepción buscando ya mi habitación, para pasar la última noche en Merzouga.






Mucha agradecería vuestros comentarios, para entender que puedo seguir colgando tracks. Gracias.

J'apprécierais grandement vos commentaires, pour comprendre que je peux continuer à poster des morceaux. Merci.

Ich würde mich sehr über Ihre Kommentare freuen, damit ich verstehen kann, dass ich weiterhin Titel veröffentlichen kann. Danke schön.

Track de la ruta:
https://es.wikiloc.com/wikiloc/spatialArtifacts.do?event=setCurrentSpatialArtifact&id=148429736