15 mayo 2019




Etapa 12: Frómista - Calzadilla de la Cueza. 36.000 km

Esta mañana no hay desayuno posible, de manera que salgo pronto al camino, pensando que en algún pueblo seguramente habrá algún bar abierto donde hacerlo.
Siendo aún de noche me dirijo hacia la carretera P-980 en dirección a Carrión de los Condes. 

Hay que pasar por un par de rotondas, colocadas entre el puente sobre la autovía A-67, y comenzar a andar por un muy aburrido camino que circula en paralelo con la carretera. 
Mojones jacobeos, alineados matemáticamente de dos en dos, la planicie sembrada que parece no tener fin son los únicos elementos de distracción en todo el tramo, y algún coche. 
La primera localidad en salirme al encuentro es Población de Campos, espero tener suerte....pero nó el único bar está cerrado.

Población de Campos,  fue la más importante encomienda que la Orden del Hospital de San Juan tuvo en Tierra de Campos aunque ya no quedan vestigios. 
A la entrada de la localidad, se encuentra la pequeña ermita de San Miguel (románica del siglo XIII). 
Más adelante en 3,6 kilómetros se encuentra Revenga de Campos..sin ningún servicio a esta hora.



Cruzo Revenga siguiendo la carretera, que coincide con la calle General Amor, y paso junto a la iglesia de San Lorenzo, que asoma su torre con los típicos nidos de las cigüeñas. 
A la salida espera otra vez el interminable camino marcado por pilotes jacobeos, que me lleva hasta la cercana Villarmentero de Campos, nada abierto a estas horas....son las 8:45
Ya sobre las 9:30 alcanzo Villalcazar de Sirga, giro a la derecha para acercarme a su plaza donde se alza la gran iglesia templaria de Santa María la Blanca, construida a finales del siglo XII.
Es por fin aquí, en su Hostal Las Cantigas, donde puedo desayunar, y descansar para continuar el Camino.
Salgo de la plaza a una calle lateral, pasando por delante de la estatua del mesonero, hasta retomar el Camino.
Desde  Villalcazar de Sirga hasta Carrión de los Condes me separan 6,6 kilómetros, de un mismo camino, recto, con mojones y parece no verse el final, a sus lados campos de cultivo en su mayoría, llego sobre las 10:40.

A orillas del río Carrión, fue ciudad amurallada y estructurada en dos barrios divididos, como en el siglo XII.
Tiene varios albergues, tiendas de todo tipo e iglesias, como la de Santa María del Camino y la de Santiago. – cuya figura del Pantocrator ya se ha convertido en icono, para los peregrinos que por aquí pasamos.




Detalle del Pantocrator


Por la calle de José Antonio, donde asoma la iglesia de Santiago, y las calles Esteban Collantes y Piña Blasco, llego al río Carrión y al monasterio benedictino de San Zoilo, hoy hotel y Centro de Estudios y Documentación del Camino de Santiago con una especializada y completa biblioteca jacobea abierta al público. 
Cruzo el puente a las 11:05


Al frente de éste Monasterio, en una fuente de agua, se recuerda al peregrino que "en los próximos 16 km  no habrá agua" .

Avanzando por la carretera de salida me encuentro con la Nacional-120, que cruzo para tomar la carretera a Villotilla.

Poco más adelante dejo la carretera para pisar la Vía Aquitana, una antigua calzada romana que unio Burdeos con Astorga y que más de dos mil años después aún conserva parte de su trazado original. 
En este tramo las sombras no existen, casi dos kilómetros y medio después del cruce de la carretera paso junto a un indicador en piedra que informa del paso de la Cañada Real Leonesa, uno de los pasos utilizados por los pastores para llevar el ganado desde los pastos de verano (León) a los de invierno (Extremadura) y viceversa.


 Pocos kilómetros más adelante llego a Calzadilla de Cueza...nada mas entrar me doy de frente con el albergue Municipal, y a su izquierda el albergue Camino Real, donde pasaría esta noche, son las 14:40.
Le atiende un chico brasilero, y en el bar se puede tomar o comer algo también.
Tareas de rigor, duchas, lavado de ropas y sentarse ante un sol que calentaba muy bien, a tomar una clara.

En éste albergue me encuentro de etapas anteriores con Enricco, un chaval italiano que tenía muy maltrechos sus pies, y con tres españoles con los cuales a la noche cenamos juntos en el Hostal Camino Real, con menú para peregrinos.

Este fué sin duda el albergue con la mayor cantidad de personas que he pernoctado, Abarrotado.
Noche sin sobresaltos, lo único resaltable es el ir y venir durante la noche de mucha gente...a los baños.







No hay comentarios:

Publicar un comentario

Etapa 22: Gonzar - Ribadiso 43.430 km Como siempre todo preparado bien temprano, y salgo sobre las 7:00 de la mañana. Aband...