15 mayo 2019

Etapa 9: Tosantos - Burgos. 44.00 km






Etapa 9: Tosantos - Burgos. 44.00 km


Salgo del albergue de Tosantos a las 7:00, muy oscuro con algo de lluvia y algo perdido dentro de esas cuatro casas.
Logro orientarme y me adentro en una pista forestal con bastante barro.
Pasados escasos 2 kilómetros llego a Villambistia, me recibe la parroquia de San Esteban, del siglo XVII. 

Una leyenda atribuye poderes al agua que mana de la fuente de cuatro caños. 
Aseguran que para recuperar la vitalidad y acabar con el cansancio no hay nada mejor que remojar la cabeza en ella, (a esa hora no tenía ninguna gana de hacerlo). 
Pasado Villambistia, sin nada que reseñar, continúo hacia Espinosa del Camino, a la que se llega tras sortear la Nacional-120.
Saliendo, la pista se endurece un poco y pasa por las ruinas del monasterio mozárabe de San Félix, donde dicen que están los restos mortales del Conde Diego Rodríguez Porcelos, fundador de Burgos, muy abandonado por cierto.
Pasadas la ruinas, el camino da un giro hacia la izquierda y sigo por el arcén de la Nacional, que me lleva hasta Villafranca Montes de Oca.

Desde esta población hasta San Juan de Ortega hay unos 12 kilómetros casi dos horas y media de caminata, así que es bueno detenerse, comer algo, beber agua para prepararse para la travesía de los Montes de Oca. 

Dicen que antaño eran un lugar arriesgado donde los peligros aguardaban en los matorrales, en cambio, hoy, a pesar de tratarse de un tramo muy solitario, ofrecen naturaleza y paz.
Dejo la N-120, subo junto a la iglesia de Santiago y paso junto al que fue el hospital de la Reina o de San Antonio Abad. 

Al principio es bastante empinado y conviene tomárselo con calma. El esfuerzo continúa hasta llegar a un mirador sobre las sierras de la Demanda y San Millán y a la fuente de Mojapán, donde la subida comienza a suavizarse. (Todo el trayecto por los Montes de Oca, ha sido por una pista muy barrosa)
Rodeada de robles, enebros y brezos, la pista sigue su ascenso, primero hasta un repetidor y después hasta el monumento a los caídos durante la Guerra Civil. 


Desde aquí la pista desciende hasta el cauce de un río para enfrentarnos otra vez a un corto, pero duro repecho. 
La pista de gravilla suelta se convierte ahora en una amplia pista forestal cercada de pinares  hasta llegar al monasterio de San Juan de Ortega.





El conjunto de edificios son Bien de Interés Cultural desde 1931 y pertenecen al municipio de Barrios de Colina. 
El santo Juan de Ortega (1080-1163) fue discípulo de Santo Domingo de la Calzada y colaboró con él en la construcción de puentes y calzadas antes de viajar a Tierra Santa. 
A la vuelta edificó en éste lugar. 
En el interior de la iglesia hay un capitel románico que recibe la luz que se cuela por una ventana ojival únicamente los días de equinoccio, el 20 de marzo y el 22 de septiembre. 

Dejando el conjunto de iglesia y monasterio, llego a una carretera autonómica donde se levanta una cruz de madera. 
Sigo de frente por un camino que se interna en un pinar silvestre, en dirección a Agés.

Paso por Agés dando un último vistazo a su arquitectura tradicional y continuo por el arcén de la carretera que lleva hasta Atapuerca, una isla en el océano del tiempo, como la definen los investigadores que trabajan en los cercanos yacimientos arqueológicos.



Paso por Atapuerca siguiendo el camino, junto al cual se pueden ver diferentes homenajes a quienes han hecho posible la investigación.

La carretera divide la población de Atapuerca en dos y sirve como calle principal. 
Antes de abandonar el pueblo se deja el asfalto y se desvía a la izquierda por una pista muy pedregosa. 


Ésta pista avanza entre monte bajo y tras dejar atrás campos agrícolas sube con dificultades hasta una gran cruz de madera, pasando junto a una base militar rodeada de alambres con púas.

Llegado a una altitud de 1077 metros, comienza del descenso hacia el valle del río Pico. 

En el fondo más próximo se puede ver una cantera y más lejos la ciudad de Burgos.
Bajando giro a la izquierda, en el cruce que me dirige hasta Villalval.
Después de éste,  paso por Cardeñuela Rio Pico, pequeña población.
Más tarde por Orbaneja Rio Pico, y a partir de aquí se comienza a bordear el aeropuerto de Burgos.
Al pegar el último giro a la izquierda, nos encontramos con el extremo más lejano de Burgos, Villafría, población donde un letrero nos recuerda que aún quedan 10 kilómetros para llegar al centro.
Muchos peregrinos, cogen el bus que sale de Villafría al centro, así me incitaron para hacerlo, aquellos tres franceses a los cuales llamé como "Los tres Mosqueteros", sin embargo me había propuesto hacerlo todo el Camino, y ésta etapa no sería una excepción.


De manera que, por una amplia acera me dispongo acometer los 10 km finales, al haber alcanzado la mitad, se descargó una tormenta impresionante de agua y viento, proseguí tal como estaba para llegar al albergue Hostel Burgos, totalmente mojado de pies a cabeza.
Cual no fué la primera sorpresa que el recepcionista me diga que no tiene sitio.....finalmente con muy buena voluntad, me dió solución al problema dándome una habitación con dos camas pero que sería sólo yo el que la ocupaba.
Baño reparador, crema en los piés, lavadora y secadora para tener todo bien al salir mañana.
Ceno en un bar frente del albergue, y sobre las 10:30 a descansar de durísimo día de hoy.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ANDALUCÍA Y SUS PUEBLOS BLANCOS

VIAJANDO POR ANDALUCÍA Y SUS PUEBLOS BLANCOS. DÍA 1: El día 30 de noviembre, sobre las 7 de la mañana, y con 127.690 kilómetro...